“Pensar que el problema son los alumnos, es un error”

julio 1, 2015

axel-rivas-saberes-cuadrado-800

Para el investigador y especialista en temas educativos, Axel Rivas, es más peligroso un docente que piensa que hay ciertos sujetos que no pueden aprender que aquel que no domina su disciplina. El rol del Estado y de las escuelas para revertir el fracaso escolar de los sectores más empobrecidos y la necesaria búsqueda de soluciones pedagógicas a los problemas que se presentan en el aula, algunos de los temas abordados en la entrevista.

Un claro optimismo resuena en las palabras del licenciado en Ciencias de la Comunicación y Doctor en Ciencias Sociales que recientemente ha publicado el libro Revivir las aulas (Debate, 2014), en el que combina su bagaje teórico con el trabajo de campo para analizar las problemáticas de la educación argentina y plantear cómo mejorar el clima en las escuelas.

Con más de diez años al frente del programa de educación de Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), experiencia docente en secundarias y universidades y contacto asiduo con maestros, profesores, funcionarios, sindicalistas y alumnos, Axel Rivas está convencido del poder que tienen las instituciones educativas para conseguir una sociedad más justa, con mayor dignidad e inclusión y cree, con fe, en el rol de los docentes para convertir en fortaleza lo que luce como amenaza.

Más allá de las carencias y de las dificultades, el especialista afirma que las escuelas tienen un gran poder de transformación personal, que “todo el tiempo hay vida en las aulas” y que en ellas siempre está latente la posibilidad de enseñar y aprender; aunque para producir cambios más profundos en la educación sean necesarias decisiones políticas que los produzcan y respalden.

-¿Es posible evitar que las desigualdades de origen de los alumnos determinen el fracaso escolar?

-A escala de una institución es posible; lo indican las evidencias de la investigación. Hay escuelas que demuestran que pueden revertir condiciones sociales adversas y lograr resultados que exceden al promedio, en todo sentido: de aprendizaje, de clima escolar, de convivencia, de logros institucionales. Eso es más difícil a escala.

Entonces surge la pregunta más de fondo, sobre política educativa, acerca de si eso puede ocurrir o si está ocurriendo a nivel sistémico. La respuesta es claramente no: la escuela aunque las aligera no modifica las desigualdades. No tiene la capacidad de atacar problemas más estructurales. Y ese es el rol de la política educativa: cómo hacer del sistema educativo una barrera de separación de las condiciones sociales de los alumnos.

-¿Cómo pueden lograrse mejores resultados a nivel sistémico?

-Una de las acciones que están comenzando a verse –y que puede ser una gran oportunidad para los próximos años– es la intervención sistémica por escuela; es decir, el trabajo a nivel institucional, con planes de mejora y ejercicios de evaluación para saber dónde está parada cada una, para medir su resultado, apoyarla en su propio contexto y darle condiciones para que pueda revertir un diagnóstico particular y no homogéneo. Ahí está el rol de una política educativa distinta: que no ataca por cantidad, ni genera respuestas uniformes o un simple envío de recursos para que cada una de ellas se arregle, sino que está en relación con el análisis institucional. Hay escuelas que tienen problemas de infraestructura, otras de repitencia, otras de inclusión, de liderazgo, de ausentismo, o académicos. El rol del Estado es definir una estrategia más cercana a ese contexto. El plan nacional Nuestra Escuela, de capacitación y de mejora a tres años, es una buena iniciativa que si se implementa bien, puede lograr efectos más potentes que las políticas homogéneas.

Página 1 de 3123

Lo que otros están diciendo

  1. SUSANA CAROLINA LUJAN agosto 6, 2015 a 10:23

    coincido con los conceptos de Axel Rivas, en mi escuela estamos leyendo el libro La justicia educativa, criterios de redistribución y reconocimiento porque el problema que nos desvela es la obtención de débiles aprendizajes de los niños y niñas provenientes de hogares muy pobres, es una búsqueda constante, la preocupación es que pasa el tiempo y no damos con la solución, la variable tiempo juega en contra de la trayectoria de esos niños/as pues son los que no culminan el nivel medio o lo abandonan, no siguen estudios terciarios o se corta para siempre su vinculo con el estudio y se reproduce la pobreza. verdad es que el conocimiento disciplinar y su didáctica son importantes pero mas las representaciones docentes son claves y en eso de ponerlas en consideración con nuevas miradas lleva tiempo de trabajo en equipo que debieran ser pagos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.