Para mejorar los aprendizajes

julio 1, 2015

informe-central-construccion-800Dos horas más

Otras de las políticas a través de las cuales el Ministerio ha buscado generar las condiciones para que los alumnos puedan sostener sus procesos de escolarización, fortalecer sus trayectorias –en la medida que el acceso a diferentes experiencias educativas favorecen y habilitan su tránsito a la educación secundaria– es el Programa Provincial de Jornada Extendida, que suma dos horas diarias más de clase a los estudiantes de segundo ciclo (4°, 5° y 6° grado, según disponibilidad) de las escuelas primarias estatales, a los que, en este año, se han sumado los de primer ciclo (1°, 2° y 3°) de 187 instituciones ubicadas en sectores vulnerables.

En la actualidad, en Córdoba –a diferencia de otras jurisdicciones que no han cumplido los mínimos proyectados por la Ley de Financiamiento Educativo–, la totalidad de las 810 escuelas urbanas estatales están bajo programa, al igual que otros 40 centros educativos rurales que tienen más de 60 alumnos.

Son 114 mil estudiantes los que profundizan, durante las dos horas que se agregan a la jornada habitual, sus conocimientos y adquieren nuevos saberes vinculados a 5 campos del saber: Literatura y TIC (Tecnologías de la información y la comunicación); Ciencias; Expresiones artístico-culturales; Inglés y Educación Física. La modalidad de taller multigrado no solamente fortalece los saberes relevantes –como Lengua y Matemática–, da respuesta a las nuevas demandas sociales –la enseñanza de informática e idioma–, brinda nuevos horizontes culturales de los alumnos y crea hábitos saludables que contrarresten el sedentarismo (a través del juego y actividades deportivas), sino que permite recrear las relaciones que allí se establecen. “Hubo que buscar –dentro de la flexibilidad que la escuela permite– nuevos agrupamientos y espacios. Eso llevó, por ejemplo, a que se juntaran chicos de diferentes cursos: esto los enriquece, hacen más amigos, nadie vuelve igual cuando regresan a su grado”, cuenta Sandra, maestra de la Escuela Remedios de Escalada, de la ciudad de Córdoba. Para Rodrigo Pasten, que asiste al 6° grado de la Escuela Antártida Argentina, las actividades propuestas “son buenas para divertirse y pasarla bien”, pero fundamentalmente para alimentar el compañerismo: “Me cruzo con mis amigos de la tarde y hacemos las tareas”.

informe-central-viajando-800Sin embargo, lo más importante parece ser la recreación del vínculo pedagógico, en la medida que los nuevos espacios permiten proponer –y más tarde, adoptar– metodologías de trabajo diferentes, que provocan que docentes y alumnos se “miren” con otros ojos. Florencia Franco, estudiante de 6° de la escuela Cura Brochero así lo plantea: “La relación con los docentes es más libre y podemos expresarnos, llevarnos bien con los compañeros, respetarnos”. “Focalizamos en el vocabulario, en el lenguaje básico de inglés. Hacemos actividades con canciones, juegos en el patio y a través de los medios audiovisuales, para que los chicos se interesen y motiven con la actividad”, afirma Claudia Capdevila, docente de Inglés y Arte en la escuela Antártida Argentina.

Para la incorporación de escuelas al Programa de Jornada Extendida, las condiciones edilicias han sido un obstáculo a superar. Además de modificar los horarios de ingreso y de salida, para evitar la superposición de turnos, desde el inicio de la experiencia, en 2010, hasta mediados de 2014, el Ministerio invirtió cerca de $ 9,5 millones en la construcción de 88 nuevas aulas. A partir de la incorporación de nuevos espacios y cambios en la organización institucional –para contar con más de dos horas en el entreturno–, durante 2015, 246 escuelas que sólo tenían jornada extendida en uno o dos grados del segundo ciclo pudieron completar los tres grados, y 112 escuelas agregaron el 5° grado. Para fin de año se espera que de las 850 escuelas con jornada extendida sólo 70 la tengan en 5° y 6° y 35 escuelas en 6° únicamente. Las 745 restantes contarán con jornada extendida en el segundo ciclo completo y de ellas 187 también en el primero.

Además de condiciones mínimas de infraestructura, la cartera educativa brindó capacitación vinculada tanto a las responsabilidades funcionales, a los aspectos pedagógico-didácticos específicos del programa, como así también en lo referido a la gestión adecuada y habilitación de espacios no convencionales de trabajo y la capitalización de recursos del entorno (centros culturales y recreativos, bibliotecas, museos, organizaciones comunitarias, entre otras). De igual manera, el Ministerio organizó y dictó el postítulo, de un año de duración, Capacitación en Lengua Extranjera Inglés, para facilitar la cobertura de vacantes ante la falta de docentes de esa materia.

“Es un colegio donde aprovechan muchos espacios libres cerca de su casa. Ayudamos a que los chicos que sigan formándose por fuera y adentro del cole. Están con muchas expectativas de las salidas organizadas para conocer cosas nuevas”, apunta al respecto Ana Laura Auricio, profesora de Educación Física en la Cura Brochero. De forma parecida piensa María José, Profesora de Educación Física de la Escuela Antonio del Viso: “La propuesta de la jornada extendida visibilizó nuevos ámbitos nuevos de trabajo y, sobre todo, la posibilidad de compartir más tiempo con mis compañeras, poder aprender de mis colegas. Integramos todas las áreas: Educación Física, Lengua, Literatura, Computación: que hagamos propuestas así motiva mucho a los chicos”.

Porque una buena escuela, tal como señala Myriam Southwell es la que puede “elevar las perspectivas culturales y de vida de las personas que asisten a ella, dando la oportunidad de abrir el horizonte a otras miradas y consumos culturales”. “En ciertos sectores sociales, si no los abre la escuela, no lo hace nadie más”, y en eso están en la jornada extendida.

La formación que están recibiendo los primeros egresados es altamente positiva para su inserción laboral y para los ingresos a las universidades. A través de diferentes programas y proyectos, logramos que nuestros alumnos cuenten con una mejor preparación profesional, mayor inserción laboral, jerarquización, y mejora la calidad de la vida. Nosotros tenemos convenios y pasantías laborales rentadas que forman parte del proceso de enseñanza del estudiante. Las debilidades que podemos tener como escuela, como institución, buscamos suplirlas en el mundo laboral. La tecnicatura de mecanización agropecuaria tiene 280 horas de carga horaria, con prácticas profesionalizantes. El desafío es constante, el día a día, para brindar a los estudiantes y egresados la mayor cantidad de herramientas para que se puedan desenvolverse. Nuestra mirada está puesta en los proyectos con los profesores, con los egresados de este año y el próximo, Estamos terminando uno sobre herramientas de arrastre de tractores para llevarlo a cabo. Tiene un gran compromiso e impacto social, así los chicos se pueden involucrar con la sociedad de la que forman parte.

Jorge Olivera, director del IPET 355, especialización mecanización agropecuaria, de Canals.

Lo que otros están diciendo

  1. Ana Maria Dominguez agosto 6, 2015 a 1:30

    Excelente Articulo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.