La estrategia del “como si”

julio 1, 2015

Para que nada cambie

Pese a todas las expectativas, el quiebre con las formas conocidas de relación con el conocimiento apenas si se produce, tal como lo señala Zoe Arcanio: “Lo que nosotros hallamos es que es una ruptura muy momentánea; lo que hay es un nuevo aprendizaje de que estas prácticas de evasión en general también sirven para desenvolverse en la universidad. En general esta lógica –de prácticas memorísticas, de repetición o de poner  el conocimiento afuera–, continúa”.

Resultado de su experiencia como alumnas tutoras en el ingreso a la carrera, cuando estaban por finalizar la licenciatura en Psicología, sistematizaron y analizaron las preguntas que los ingresantes les hacían en los espacios de consulta y en los talleres que dictaban. A partir de allí, pudieron observar los pedidos explícitos de los chicos acerca de qué y cómo estudiar: “¿Qué es lo importante de este texto?”; “No entiendo, ¿me lo podés explicar?”; “¿Es importante acordarse de los autores de los textos del cursillo?”.

Así, observaron que mientras las estrategias evasivas típicas de la escuela permanecían, lo que cambiaba es lo que los chicos interpretaban eran las nuevas demandas de los docentes, quienes carecían del carácter directivo que tenían los de la educación media: “En la secundaria te enseñaban que lo único que valía era lo que el profesor daba. Pero ahora no entiendo qué quieren”; “Vos venís del secundario y estás acostumbrado a que el profe te diga lo que tenés que hacer, entonces vos vas y lo hacés. Acá es como que te dan mucha libertad y no estás acostumbrado a eso”; “Ser crítico es ser independiente”. Los testimonios ponen de relieve que cuando los jóvenes llegan a la universidad entienden que se les pide no sólo reproducir el conocimiento, sino también y fundamentalmente ser críticos frente a él; lo cual genera ansiedad e incertidumbre en la medida en que no logran entender cómo lograrlo. “Lo interesante es ver qué solicitan los chicos cuando ingresan: ‘Decime qué tengo que hacer’. Es decir, dame órdenes así me puedo readaptar a esta nueva situación”, apunta Paula Soler.

Sin embargo, fuera de las interpretaciones que hacen los ingresantes acerca de lo que se les exige, la demanda real de la universidad parece ser otra. “Esas prácticas de evasión consolidadas en la escuela secundaria se siguen poniendo en juego en la universidad porque también hay toda una institución y docentes que juegan ese juego de tomar parciales donde lo que se privilegia es la memoria, donde se sabe qué se va a tomar entonces el alumno puede saber qué estudiar y cómo estudiar para ese profesor”, afirma Carla Falavigna y completa: “Por una cuestión de masividad, en los primeros años, se hacen exámenes de múltiple opción. Después en 3° año, ya no hay más, y los chicos se encuentran con que no saben escribir; en los parciales se largan a llorar, los viven con mucha angustia. La universidad está contribuyendo a eso; se tiene que hacer cargo de que tampoco brinda herramientas necesarias en vez de sólo echarle la culpa a la secundaria”. “En el ingreso a la carrera de Psicología, lo primero que se les dice a los alumnos es que van a tener que ser críticos porque esa es la característica fundamental de ese campo de conocimiento; pero en verdad, después, muchas veces el ser crítico termina siendo repetir un poco lo que el docente ha construido como ‘lo’ crítico. Entonces lo que podría ser un espacio donde el estudiante se pregunte cómo se construye ese lugar, esa puerta que se abre, luego se cierra, porque la demanda posterior es otra: nuevamente la evasión del conocimiento”, apunta Zoe Arcanio.

Página 2 de 3123

Lo que otros están diciendo

  1. Clara A. M. Monti. octubre 31, 2015 a 22:42

    Excelente análisis de la realidad áulica. Lo voy a compartir.
    Saludos.
    Cl.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.