La jerarquización del nivel

marzo 25, 2014

Saberes19-Piotti_1

En consonancia con las políticas educativas impulsadas desde la Nación, Córdoba ha implementado una serie de acciones tendientes a dotar de mayor institucionalidad a la educación superior, con énfasis en la capacitación de los docentes, modificaciones en los planes de estudio y normativas que regulan el funcionamiento de los institutos. Los cambios, en el análisis de la ex directora del área, Leticia Piotti.

Desde el año 2007 se han intensificado una serie de acciones relacionadas con el nivel superior, ¿a qué apuntan?

Fundamentalmente los lineamientos apuntan a trabajar en la jerarquización del nivel terciario de la Provincia a partir de un proceso de mayor institucionalidad de la educación superior. En este sentido se han ido gestando normativas que han acompañado la transformación de los planes de estudio y el funcionamiento de los Institutos Superiores de Formación Docente (ISFD). Esto dio lugar a dos políticas generales: una que tiene que ver con la normativa y con lo institucional, y otra, con lo curricular. En cuanto a lo curricular implicó un proceso de discusión y debate en términos académicos y políticos respecto a qué era necesario incluir como contenido para la formación docente. Esto significó armar redes de trabajo, convocar a los especialistas de los institutos y de las universidades y también realizar consultas tanto a las direcciones de nivel como a los propios actores: maestras de jardín de infantes y primaria, de ramos especiales, profesores de secundario y a estudiantes.

¿Esta transformación curricular se inició en 2008?

Sí, el primer proceso de consulta y de trabajo en este sentido fue el de la reforma curricular de los profesorados de educación inicial y de primaria, que incrementó un año más la formación y equiparó a todas las carreras, que ahora son de cuatro años. Esta transformación llevaba aparejado algo que es fundamental para los futuros maestros y es el acrecentamiento de las horas de prácticas de los estudiantes en escuelas asociadas, que a partir de ese momento se inician en 1° año y finalizan con lo que se llama la residencia en 4°. También se incluyeron nuevos espacios curriculares como por ejemplo Lenguaje corporal, TIC y Filosofía que estaban ausentes de los planes de estudio. También se incorporan nuevos formatos: además de las asignaturas, ahora se dictan seminarios, talleres y ateneos que implican  metodologías distintas de trabajo, un recorte de contenidos diferente y otro modo de establecer los vínculos entre los estudiantes, entre los alumnos y el conocimiento y con sus docentes. También se profundizó sobre los procesos, criterios y tipos de evaluación. En 1° año se incorporó el Seminario de Problemáticas Socioantropólogicas en Educación: nos parecía sustancial que los estudiantes pudieran desarmar prejuicios sociales y culturales y entender la realidad con la que se van a enfrentar en cada escuela o en cada ámbito educativo.

Esto tiene que ver con las nuevas infancias, las nuevas juventudes…

Exactamente, aunque nosotros nos corremos de esa idea de “nuevos”, porque en realidad son procesos dinámicos que tienen que ver con comprender los contenidos culturales de los distintos sectores sociales de los que provienen los niños y jóvenes. Es la construcción de una otredad: hay otro al cual nos tenemos que aproximar, no desde la noción de conflicto o de temor, sino pudiendo entender sus códigos, llegar a un encuentro y saber que la suya es distinta a nuestra propia concepción del mundo. Se trata de poder ver al niño o joven desde su propio contexto y no desde la realidad que uniformiza u homogeneiza la propia institución escolar. Por eso en 1° año lo que proponemos son prácticas fuera de una escuela, que vayan a los territorios, a los lugares y a las organizaciones donde están estos chicos y adolescentes antes de ir al colegio o mientras transcurren su escolaridad. Ver de qué contenidos se nutren, cómo es su vida cotidiana, cómo son sus juegos, sus intereses, sus entretenimientos y desarrollar una comprensión en ese sentido.

–¿Esto se relaciona con la fuerte apuesta que se ha hecho en cuanto a capacitación de los profesores de los ISFD?

Efectivamente, la formación de los formadores ha sido uno de los pilares de esta transformación. Hemos desarrollado un fuerte proceso de capacitación para los profesores de los ISFD que toman las nuevas disciplinas, propiciando espacios de intercambio y reflexión compartidos. Esto produjo un reconocimiento de los colectivos docentes que dictan estos saberes: encontrarse con otros para pensar juntos estrategias y modalidades de aprendizaje y establecer líneas de trabajo conjunto. Una acción central del Ministerio ha sido producir estos espacios de integración para romper con esta historia de fragmentación institucional y académica al interior de los terciarios y entre ellos. Y acá se liga la normativa: ha sido intención política reunir las instituciones, las que dejan de estar mirando quién es mejor o peor, para ver cómo constituir un trabajo colaborativo entre sí y crear una identidad de los docentes del nivel superior.

Se trata de que el saber circule…

Sí, por eso junto al énfasis en la formación docente continua, desarrollamos el sitio web de la Dirección General de Educación Superior (DGES) donde se comunica absolutamente todo: hay una horizontalización del conocimiento que deja de estar encriptado en algunos sectores. Además se han construido aulas virtuales para la discusión, para que los docentes y alumnos hagan sus aportes; todo lo que sea necesario producir en términos de intercambio.

Recién habló de las normativas, ¿éste es el segundo eje de la política general mencionada al inicio?

Sí. Y en este sentido hemos trabajado con dos normas centrales: el Reglamento Orgánico Marco (ROM) y el Régimen Académico Marco (RAM). Este último se refiere a toda la trayectoria estudiantil, modos de evaluación y de egreso, y de participación institucional; y el ROM regula lo que es la organización desde el gobierno, roles y funciones de las instituciones y de cada actor: directivos, profesores, coordinadores, bibliotecarios, incluyendo, también en las escuelas normales, los roles de los maestros de grado y de sala, que tienen una función formativa importante porque los estudiantes de los profesorados realizan allí las prácticas. También se trabajó en la resolución que define cómo elegir los consejeros que tienen que ser sí o sí representantes de cada uno de los estamentos: (incluidos egresados si hubiera un nivel que los agrupara). Esta resolución regula ese proceso eleccionario para que tenga realmente legitimidad, seriedad y garantice la representatividad, así como una mayor participación de los chicos en las decisiones institucionales. En este sentido, las políticas estudiantiles desarrolladas los reconocen como un colectivo, que tiene que generar una identidad −como alumnos de nivel superior−, construir ciudadanía, con la participación en el gobierno de los ISFD, en los centros de estudiantes, con la posibilidad de capacitarse más allá de lo que el plan de estudios plantea.

¿Y en cuanto a la cobertura de cargos en los Institutos?

Se desarrolló por primera vez una normativa en relación a los concursos para directivos y para el ingreso a los cargos no directivos, para darles transparencia, lo que continuará para la cobertura de las horas cátedras. También destaco que en el ROM se establece que entre las funciones de los institutos además de la formación inicial −que es la principal− están las de investigación, apoyo pedagógico a las instituciones con las que se asocia, formación continua y de acompañamiento a docentes noveles, entre otras. Estas tareas también han sido asistidas por políticas concretas: con becas para investigar desde el INFD y con concursos impulsados por la Provincia para quienes presenten proyectos enmarcados en temáticas que han sido definidas por el Ministerio, centralmente en torno a la enseñanza. Se han asignado horas cátedras para investigar y además con la Universidad de Río Cuarto se han conformado equipos mixtos interinstitucionales de trabajo y con la UNC hemos avanzado para que se apoyen a los equipos de los institutos.

Esto implica también fortalecer a los ISFD y sus docentes…

Totalmente; lo que también es importante resaltar son los planes de mejora institucional que son definidos por los Institutos y que hacen a equipamiento, a proyectos que se considera de relevancia reforzar. Todas las acciones apuntan a perfeccionar la gestión académica e institucional de los ISFD. Y en este sentido, hay muchas otras cuestiones para destacar como las que hemos realizado en el área de Alfabetización inicial a partir del proyecto jurisdiccional de desarrollo docente, acompañando a los profesores de los terciarios en la implementación de este nuevo espacio curricular −y el de Literatura−, formulando propuestas didácticas con escuelas asociadas y jardines de infantes con un fuerte impacto en las aulas de ambos niveles del sistema educativo. También los equipos profesionales de la DGES han desarrollado y dictado los postítulos de Ruralidad y de Contextos de encierro, que implica que por primera vez haya una formación específica para los educadores que se desempeñan en estas modalidades. Se apunta a trabajar con el sujeto de la educación, entendiendo sus particularidades. Y no puedo dejar de mencionar la asignación de horas institucionales para investigación y para que los profesores trabajen con un taller integrador en el que van articulando temáticas en torno a problemas que se presenten desde la práctica.

¿Y con respecto a los profesorados de nivel secundario?

Todo lo que mencioné incluye a todas las carreras de formación docente de nivel superior. Los diseños curriculares de todos los profesorados han sido modificados en la provincia de Córdoba con las mismas instancias de debate y consulta, y todas estas regulaciones. El proceso se inició en 2008 con los de Educación Inicial y de Primaria; continuó en 2009 con los de Educación Especial, de Artística y de Educación Física. En 2010 con los profesorados de Matemáticas, Física, Química y Biología. En 2011 con los de Lengua y Literatura, Historia, Geografía e Inglés, y en 2012 con Ciencias Económicas. Con eso cerramos todo el universo de carreras de gestión estatal. En 2013 trabajamos con los de gestión privada que son de Filosofía, Sociología, Antropología y Ciencias Sagradas.

Leticia Piotti es maestra superior, profesora y licenciada en Ciencias de la Educación. Egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Ex directora de la Dirección General de Educación Superior hasta que se jubiló, en junio de 2013.

|
_______
Ilustración: Jéssica Gómez.

Deje un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.