Sin miedo

septiembre 24, 2013

Saberes18-1-adolescencia

Biológica y culturalmente predispuestos a quebrar los límites y exponerse a conductas que ponen en riesgo su salud, los adolescentes preocupan a los adultos mientras buscan definir su identidad. Una escuela y una familia atentas, que no temen fijar pautas, que escuchan y guían a los jóvenes, los factores de protección más importantes.

Período realmente contradictorio el de la adolescencia. Se dice que es una etapa altamente conflictiva y a la vez, se usa sin descanso la frase “juventud, divino tesoro”. Mientras demagógicamente se sostiene que “el mundo actual es de los jóvenes”, no se los escucha, poco se los comprende y la suya es la edad más temida por los adultos.

“Con la juventud ocurre como con ciertas mujeres: uno empieza a definirla después de haberla perdido”, ironizó alguna vez, hace décadas, el escritor Ricardo Piglia, antes de describir cómo, con el paso del tiempo, la memoria preserva un pasado rosado donde se desdibujan los problemas inherentes a esa época.

Lo cierto es que la adolescencia es, en rasgos generales, una etapa de la vida que se extiende aproximadamente entre los diez y los veinte años, caracterizada por importantes cambios físicos, psicológicos y sociales, que signan el tránsito de la niñez a la adultez.

Aclarando que esa definición es válida para los tiempos presentes y para las clases medias urbanas –ya que se trata de una construcción social y cultural: en otros tiempos y otras culturas no se la comprende del mismo modo–, se calcula que este período dura casi una década mientras que cien años atrás no llegaba a dos. La pubertad se ha adelantado –en los primeros años del siglo XX, las mujeres tenían su primera menstruación, en promedio, a los 15 años; ahora ocurre entre los diez y los once–, y la independencia de los padres como sinónimo de madurez se ha retrasado –antes los varones se incorporaban a edad temprana al trabajo y contraían matrimonio antes de los veinte–; ahora debido a las actuales características del mercado laboral, los chicos ingresan a trabajar más tardíamente y son mantenidos hasta los 25 años (no ocurre lo mismo en los sectores rurales o en las franjas sociales más bajas).

“Nuestros jóvenes de ahora aman el lujo, tienen pésimos modales y desdeñan la autoridad, muestran poco respeto por sus superiores, pierden el tiempo yendo de un lado para otro, y están siempre dispuestos a contradecir a sus padres y tiranizar a sus maestros…”. No es, como podría suponerse, una frase actual: pertenece al filósofo ateniense Sócrates, que vivió entre el 469 y el 399 antes de Cristo. Y, como bromea la politóloga Natalia Zuazo, “venimos de Grecia. De ahí para abajo, todo estaba destinado a empeorar”, ya que persistimos en aferrarnos a esa tradición clásica que mira todo desde el pedestal de las ponderaciones morales.

Los adolescentes deben trazar su propio rumbo y para ello necesitan, inevitablemente, desligarse y romper con los caminos anteriores, en contradicción con aquellos delineados por sus padres. No parece haber otra vía para forjar la propia identidad. Es la edad complicada, la más temida por los adultos, y la que mayor estrés causa a los progenitores: la mayoría no comprende, siquiera, el lenguaje y las formas de comunicación que utilizan los jóvenes –especialmente el chat y los celulares–, no logran ponerles límites, con lo cual recalan en el enfrentamiento y el choque. En palabras de la psicóloga española Isabel Menéndez Benavente, “los hijos atraviesan un momento difícil, en el que la rebeldía, el inconformismo, la crisis de identidad multiplican los conflictos”.

“La realidad adolescente actual es diferente a la de hace unos años. Los jóvenes hoy tienen más libertad, más y mejores medios de comunicación −redes sociales, celulares− y eso los impacta de manera diferente según el entramado familiar y social que tengan. Para muchos las nuevas condiciones son posibilitadoras de mejores oportunidades, para otros son fuente de desconcierto, conflictos y violencia, en el anonimato de las redes sociales. El tema del alcohol cada vez está más popularizado: los mismos chicos lo ven como un signo de ‘madurez’ y los adultos han casi naturalizado el consumo a muy temprana edad. La droga también sobrevuela este escenario juvenil, de una manera muy vedada para los mayores. El “dicen que tal o cual consume, que tiene malas compañías” es cada día más común. Los adolescentes son muy protectores entre ellos y piensan que ayudan a su compañero o amigo cubriéndolo u ocultando su problema. Además, droga se relaciona con miedo, muchas veces los alumnos tienen temor a las represalias si hablan. Desde la dirección tratamos de convocar a los padres y mostrarles los signos que vamos detectando, generar espacios donde puedan expresar dudas. La escuela cuenta con una psicóloga que trata de abordar a los estudiantes con problemas y gestionar como adulto caminos superadores. Su rol es de más confianza y de esa manera puede ayudar más. Se ha tomado el camino de no silenciar, de hacer explícito el incoveniente y de convocar a todos los integrantes de la comunidad educativa para pensar, debatir y proponer soluciones”.

Susana Lamberti, directora del Instituto Juan XXIII, B° Residencial América, Córdoba Capital.

Página 1 de 6123456

Lo que otros están diciendo

  1. Adriana marzo 16, 2014 a 11:26

    Desearía recibir notificación en mi correo electrónico, ante cada publicación, por su contenido relevante y de interés para trabajar en la escuela. Gracias.

    • micaelab marzo 18, 2014 a 14:55

      Adriana, la mejor opción es que te suscribas (link rss) y de esa manera quedás registrada para recibir de manera automática un correo avisando que ya hay una nueva edición. Saludos.

  2. lucrecia magallan marzo 26, 2014 a 23:08

    es un tema muy complejo, y es importante que todos los padres tuvieran la oporunidad de debatirlo e informarse, lo cual podria se a través de la escuela pero con profesionales capacitados, en forma de taller o algo similar.

  3. Reinaldo Virovoy abril 5, 2014 a 19:59

    Siempre atentos a nuevos conenidos y enfoques que ayuden a superar la docencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.