Qué huellas dejamos

abril 29, 2013

“Estadísticamente todo se explica, personalmente todo se complica”, con esa frase el profesor y escritor francés –nacido en Marruecos– Daniel Pennac inicia el primer capítulo de su libro Mal de escuela, en el que reflexiona sobre la pedagogía, los profesores, y las instituciones escolares desde la perspectiva del mal alumno: “¡Un libro sobre el zoquete! Sobre el dolor de no comprender y sus daños colaterales”.

Es de ese sufrimiento y de las marcas que dejan en la autoestima ser uno de esos “niños sin porvenir”, de aquellos que “no llegarán a nada”, y de los que tampoco se espera nada, de los que habla, desde su propia historia y con un humor entrañable, Pennac. Y de la importancia de aquellos docentes que lo “salvaron”, que lo rescataron e hicieron de él un profesor. Porque ser un mal alumno es un estigma que empieza en la escuela, pero no se termina –sino que se confirma– en la familia. “Algunos chicos se persuaden muy pronto de que las cosas son así, y si no encuentran a nadie que los desengañe, como no pueden vivir sin pasión, desarrollan, a falta de algo mejor, la pasión del fracaso”.

Sin lugar a dudas, Pennac alumbra un espacio que hasta no hace mucho tiempo permanecía en penumbras y que, con la implementación de la unidad pedagógica en los dos primeros años de la primaria, hoy tiene el foco puesto allí: la manera en que se entiende el fracaso escolar, las huellas que ello deja en la subjetividad de los niños y el rol de los docentes.

A partir de la comprensión de que no existe ningún fundamento que indique que en 190 días de clase un niño de 6 años debe aprender a leer y escribir –en tanto existen diferentes formas de aproximación al conocimiento, distintos ritmos y modos que deben contemplarse y respetarse–, el bloque pedagógico viene a fortalecer (y en este marco intenta garantizar) el proceso de alfabetización inicial –que comienza en el jardín de infantes y se extiende durante los años siguientes–, con el objetivo de que todos los niños puedan adquirir las herramientas de la cultura escrita.

Anteriormente, cuando esto no ocurría, el sistema educativo recurría a una vieja receta: la repitencia. Sin importar –o simplemente sin saber– cómo eso afectaba las trayectorias escolares futuras de los alumnos, bajo el paradigma conductista (que asimila el estímulo a la respuesta, y con ello la enseñanza al aprendizaje), se concebía que los chicos debían ser expuestos nuevamente a los conocimientos, a fin de que el resultado –saber leer y escribir– se produjese. Hoy sabemos que no es así, que el aprendizaje es una construcción social –en la que el papel de los docentes es fundamental– y que los modos de aprender son singulares como diversos son los procesos cognitivos de los sujetos y sus ritmos.

Con el objetivo de garantizar que la política educativa acontezca en todas y cada una de las instituciones escolares, el año pasado iniciamos –y actualmente continuamos– un proceso de reflexión, con los maestros y directores de las 250 escuelas privadas y estatales seleccionadas para comenzar con la unidad pedagógica este 2013, acerca de los principios y fundamentos teóricos de la medida, así como de las estrategias metodológicas para la enseñanza y el aprendizaje de la lectura y escritura.

El trabajo conjunto ha sido muy beneficioso. Ha permitido descubrir que sin importar el sector del que se trate –estatal o privado– o la población a la que atienda –más o menos protegida–, las problemáticas son comunes; que más allá de que se tengan o no respuestas a la pregunta de cómo enseñar, existe un fuerte compromiso de garantizar la alfabetización inicial, que se refleja en fructíferas y creativas reuniones con los padres para explicarles en qué consisten los cambios propuestos y el deseo y la necesidad de lograr una mayor articulación con el nivel inicial.

En definitiva hay una fuerte apuesta a revalorizar el papel del maestro, el poder transformador de la escuela y la capacidad de hacer que todos –incluidos los malos alumnos– aprendan, porque como dice Pennac “es difícil de explicar, pero a menudo solo basta una mirada, una palabra amable, una frase de adulto confiado, claro y estable, para disolver esos pesares, aliviar esos espíritus, instalarlos en un presente rigurosamente indicativo”.

Lo que otros están diciendo

  1. sandra di siena mayo 9, 2013 a 9:58

    soy directora del nivel inicial y primario de una de las escuelas privadas seleccionadas .
    quiero contarles que para nosotros es un desafío y una alegría muy linda poder trabajar en esto, ya que en ambos niveles compartimos plenamente este paradigma educativo . de hecho desde ya hace ocho años que desde la gestión directiva estamos acompañando y capacitando a las docentes a los fines de lograr esta transformación .( logrando bajar significativamente los niveles de repitencia de los alumnos/as y con un serio y comprometido seguimiento )
    sin embargo no puedo dejar de pedir ayuda a quien corresponda porque es fuete la presión que recibimos de parte del nivel medio en relación a esto ya que, este respeto por los tiempos individuales de los niños y la necesidad de seguir acompañando estos procesos se corta indefectiblemente en el nivel medio que lejos de replantearse la responsabilidad como docentes de continuar con la inclusion y la atención a la diversidad , enfrentan y responsabilizan a la escuela primaria y a los padres porque los niños/as no cubren las espectativas de los profesores en cuanto a los resultados de los procesos de aprendizaje de los niños . .

    • Liliana García - Directora de Institución de Nivel Inicial(Rep. Argentina) mayo 26, 2013 a 18:52

      Sra. Sandra Di Siena: como Prof. de Castellano, Literatura y Latín con años en Secundarios y Terciarios, y actualmente Directora de Jardín de Infantes, lo primero que llamó mi atención es el aparente ¿desconocimiento? de la normativa de la Lengua escrita.
      Parece desconocer que todo texto comienza con mayúscula, como también sigue con mayúscula luego de punto seguido. Es primordial la correcta construcción de textos, su organización y ortografía, para el logro de una comunicación eficiente.
      El texto docente ¿debería? constituirse en modelo primigenio de los alumnos. Como autoridad, ¿no lo cree?. Atte, Liliana del Valle García

  2. Liliana García - Directora de Institución de Nivel Inicial (Rep. Argentina) mayo 26, 2013 a 18:57

    A la Redacción: espero que “el moderador” no tome este señalamiento preciso como forma de agresión. No lo es, antes bien, espero se constituya en ayuda de esa directora.
    Hoy no se da importancia casi a la correcta construcción de textos, su coherencia y cohesión, su correcta ortografía e incluso a la pertinencia, lo que redunda en modelos cada vez más alejados de la corrección lingüística, Prof. Liliana del Valle García.

  3. Liliana García - Directora de Institución de Nivel Inicial (Rep. Argentina) junio 21, 2013 a 14:50

    Por lo visto, aquí no hay revisión, luego de varios días. ¿Lo mismo sucederá en la escuela?. Por lo menos, en la década del ’90, entre los docentes había desesperación POR AVANZAR y DAR EL PROGRAMA (urgidos también por directivos y familias), sin TIEMPO para MIRAR y para VER!!!, que es lo primordial.
    ¿Cómo puede elababorarse un Diagnóstico INICIAL (que NECESARIAMENTE deberá completarse, revisarse), si NO SE DA EL TIEMPO para MIRAR, VER, ANALIZAR elementos que aparecen, CONTRASTAR CON LA TEORÍA, descubrir FUNDAMENTOS CIERTOS en lo “que se cree que falta y por qué”, antes de anunciar CARENCIAS a las familias… Lo hace el Nivel Secundario y lo hizo SIEMPRE el Nivel Primario con el Jardín.
    Cada Nivel echó culpas fuera (y estuve en todos, me hago cargo), SIN MIRAR, VER, ANALIZAR, BUSCAR POR QUÉS: por ejemplo, el CORRIMIENTO de la edad de ingreso y la supresión del 7* Grado, transformando niños salidos de 6* Grado en alumnos DEL SECUNDARIO casi sin TIEMPO para pensar… Sólo quienes estuvimos en varios niveles pudimos “ver” un poquito más. En secundario, cuasi niños que llamaban “Señorita” a profesores, descolocados, con “conductas” que eran calificadas como de “niños pequeños”, “inmaduros¿?”.
    En Jardines, con la supresión de Salas de Cuatro Años al principio se manifestó impaciencia frente a “lo no hecho” por familias (crianza). Pero rápidamente se comprendió que había dos grupos diametralmente distintos en las aulas, sobre todo los que habían cumplido cinco años entre julio y diciembre y quienes recién los cumplirían en junio del año actual… Apareció luego un abanico de diferencias, lo que “ayudó a MIRAR, VER, COMPARAR”. Y COMPRENDER, como pide con sencillez pero claridad absoluta, el Prof. Santos Guerra.
    Pero claro: hoy las nuevas familias construidas, sus problemas económicos, de acceso a la salud, a la educación de calidad con compra de bibliografía, al esparcimiento, a la seguridad, al trabajo digno para mantener a sus hijos, a la cultura del trabajo, sumado a las nuevas infancias y sus características, han vuelto cada vez más compleja la tarea.
    A ello se ha sumado, como un Iva, la precarización del rol y el sueldo docente y hoy, la asunción de diversidad de tareas: el control de empresas; la falta de personal que no se reemplaza en tiempo ni en forma o se pierde por jubilación (cuando la titularidad de Auxiliares facilitaba el conocimiento de la comunidad y por ende, la posibilidad de contextuar mejor las respuestas); el acceso a información y carga de datos por Internet; la impresión de recibos de sueldo y lo peor, el comienzo de clases cada vez más temprano (sin todo el equipo completo) y su finalización cada vez más tarde. Esto impide el DESCANSO NECESARIO a niños, familias y equipos docentes. ¿Será una explicación a tantas Carpetas Médicas?…

  4. Eficiencia energetica julio 4, 2013 a 4:51

    Hola, ¿Estás utilizando wordpress para tu plataforma web? Soy nuevo en el mundo de los blogs, pero estoy tratando de empezar y crear el mio propio. ¿Se necesita tener algun conocimiento de HTML para hacer tu blog? Te agradeceria cualquier ayuda.

    Saludos

    • micaelab julio 4, 2013 a 9:35

      Efectivamente la plantilla es wordpress, pero tiene modificaciones realizadas (color, letra, logo y demás), que sí necesitan programación html.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.