“No hay que estar preparado,
sino disponible”

diciembre 3, 2012

Para Carlos Skliar la inclusión de personas con discapacidad a la escuela común necesita, más que de docentes capacitados, de una transformación ética. Se trata de dejar de poner el acento en los “diferentes” para reflexionar sobre el vínculo que se establece con ellos.

 

–¿Se cumple el derecho a la educación de las personas con discapacidad?

–En la mayoría de los países de América, un muy bajo porcentaje, sólo del 1 al 5% de la población con discapacidad, está en el sistema educativo, independientemente de si existe una división tajante entre educación especial y común o si se realiza una matrícula única. Tampoco existen proyectos de seguimiento y acompañamiento a los proyectos de inclusión, de la misma manera que el financiamiento para hacer efectivo el derecho a una educación inclusiva es escaso, así como la formación y capacitación docente en el tema.

–¿Cómo se hace para incluir, entonces?

–Alguien podría decir, y con justa razón, que primero habría que “forzar” el ingreso de esta población a las instituciones educativas y, más luego, desarrollar aparatos de formación, didácticas, programas y currícula adecuados para la convivencia y la inclusión que sean significativos. Sin embargo, no creo que sean procesos diferentes o derivados uno del otro; que primero haya que “incluir” y luego pensar de qué se trata, qué significa el habitar juntos la escuela. Muchas veces se ha subrayado que “hay que estar todos juntos”, sin debatir ni profundizar acerca del para qué y el cómo: no hay un pensamiento acerca del encuentro en sí, de la relación pedagógica como tal. La inclusión es, al fin y al cabo, lo que hagamos de ella: no existe, por sí misma, por propia definición.

–¿Cómo se logra, en función de ello, una educación inclusiva?

–Para que la idea de inclusión se emparente con la de justicia, hay tres condiciones. En primer lugar, la temporalidad del proyecto; es decir, la idea que la trayectoria educativa comience desde las instancias más tempranas hasta la formación profesional. En segundo lugar, la libertad de las familias para poder elegir el sistema educativo para sus hijos; decisión que siempre ha dependido de profesores, equipos docentes y directivos, que no suelen tener en cuenta las percepciones y facultades de los padres para disponer sobre la inclusión de sus hijos. Un tercer elemento tiene que ver con el derecho de los niños a expresar sus opiniones: la educación es de ellos, de su propiedad; no es hacia o en su dirección. A veces cuando uno discute en términos de derecho, se olvida que no somos nosotros los que lo habilitamos o lo deshabilitamos sino que es propiedad de un otro que, éticamente, debe ser considerado como anterior a nosotros mismos.

–¿De qué o de quiénes depende la inclusión educativa?

–Cuando uno se pregunta de quién es el problema, la cuestión de la inclusión, sé que sobreviene, inmediatamente, la tentación de responder que es de todos. Y así, quizá, con esa imprecisión generalizadora, también la complejidad y la seriedad se diluyen con rapidez. La inclusión depende, en mayor medida, del sistema general de educación: no se identifica ni depende del sistema de educación especial, sus instituciones, sus profesionales y sus saberes. El protagonismo de la educación especial es indiscutible pero, a la vez, insuficiente e incompleto para lograr una transformación radical de las instituciones educativas comunes, cuyo cambio no depende sólo de una transferencia disciplinar.

–Desde su perspectiva, la inclusión sólo se logra transformando la escuela común, pero los docentes suelen afirmar que no están preparados para recibir niños o jóvenes con discapacidad…

–Habría que revisar cuál es la pregunta, cuya respuesta en la escuela común es, casi siempre, “no estamos preparados”. Lo que voy a decir, haciéndome responsable del todo, es que a esta altura de los acontecimientos no sabemos qué quiere decir esa afirmación: ¿qué significará estar preparado para trabajar con niños sicóticos, o con múltiples discapacidades? ¿Implica anticipar lo que vendrá y prefabricar lo que se hará pedagógicamente? Es un imposible el saber, el sentirse y el estar preparado para aquello que pudiera venir. En todo caso habría que hablar de un estar predispuesto, o dicho de un modo más enfático, de un “estar disponible” y ser responsables, en el sentido de acrecentar, multiplicar, alargar y diversificar tanto la idea de un alumno tradicional, como también la de un aprendizaje común, normal. La noción de disponibilidad y responsabilidad es claramente ética: estoy disponible para recibir a quien sea, a cualquiera, a todos, a cada uno.

–¿La capacitación no ayuda a sentirse más seguros?

–No se trata de que se incluya la temática en los currículos de formación. No se ha hecho otra cosa que hablar temáticamente sobre la discapacidad, la diversidad, la sordera, la pobreza, la ceguera, lo femenino, lo indígena, lo negro, lo extranjero, etc. Está claro que también se ha tematizado a la infancia, a la adolescencia y a la juventud, lo cual no reemplaza sin más a la relación pedagógica que se establece con cada niña, joven, adolescente. En la tradición escolar parece subsistir un notable apego a la tematización, como cuando se “habla” de las drogas, o de los drogadictos, pero no se conversa con ellos. Creo que habría que invertir la lógica entre el saber temático y el saber relacional, que es anterior y determina al disciplinar. En síntesis: no hay hecho pedagógico si no ponemos de relieve, en el centro de la escena, el “qué pasa entre nosotros” (y ya no el “qué pasa con el otro”). Por lo tanto esta idea de estar o no capacitado, de estar o no preparado es una respuesta a una pregunta por la inclusión mal formulada.

–¿Qué cambios se deben producir para garantizar el derecho a la educación de las personas con discapacidad?

–La diferencia está entre sujetos, no en su interior o naturaleza. Y ése es un cambio paradigmático que, a mi juicio, aún no hemos hecho: una transformación ética que desplace la mirada sobre personas apuntadas como diferentes y pase a ser una mirada puesta en un nosotros, en aquello que pasa –pedagógicamente– entre nosotros. Deberíamos abandonar de una vez esa suerte de obsesión por el otro y dirigir nuestro pensamiento hacia la idea del estar juntos, como la cuestión educativa esencial. Esto quiere decir quitarse de encima aquella permanente e insistente pregunta acerca de: ¿quién es el otro?, ¿qué tiene?, ¿por qué su aprendizaje no entra en los cánones del “aprendizaje”?, ¿qué tendrá su familia? Esa es la clave de la transformación política y educativa. La inclusión necesita, más que de actos heróicos, de “pequeños gestos”, de una “gestualidad mínima”. ¿A qué estoy haciendo referencia? A mirar sin juzgamiento ni condena previa, a mirar para posibilitar otras existencias diferentes de la nuestra, a saludar, a dar la bienvenida, a preguntar, dar cauce, permitir, posibilitar, dejar hacer, dar a hacer, sugerir, conversar, etc. Y es aquí donde la educación especial tiene algo para decir sobre esos saberes mínimos.
|

Carlos Skliar es Doctor en Fonología, con especialidad en Problemas de la Comunicación Humana, y estudios de Pos-doctorado en Educación por la Universidad Federal de Río Grande do Sul, Brasil y por la Universidad de Barcelona, España; se desempeña como investigador independiente del Conicet y del área de Educación de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), donde coordina los proyectos “Experiencia y Alteridad en Educación” y “Pedagogías de las diferencias”.

_______
Ilustraciones: Luciano Burba.

Lo que otros están diciendo

  1. Patricia marzo 14, 2013 a 9:16

    Un autor con todas las letras…!!!un pensador que deja huellas en este siglo tan vertiginoso…de turbulencias y sacudones…

  2. Andrea octubre 16, 2015 a 1:24

    Gracias gracias … palabras pensamientos que ayudan a desconfigurar algunas estructuras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En este sitio los comentarios son moderados por la redacción. No se publicarán comentarios anónimos, agresivos o insultantes, como tampoco aquellos que hagan referencia a cuestiones ajenas a la temática pedagógica aquí tratada.